Páginas vistas en total

jueves, 13 de enero de 2011

CONTACTO DEL 4TO. TIPO "1" (Cuento)

CONTACTO DEL 4TO. TIPO
1
Nuestro consciente colectivo, en ocasiones nos traiciona, es porque creer a veces puede ser bueno como también malo. Creemos que nos curamos de enfermedades, que vamos a triunfar, que ganaremos la lotería…Si deseamos vehementemente que se cumplan nuestros pedidos, tal vez suceda y todo se haga realidad.
Pero qué pasaría si una cierta cantidad de personas crean en lo mismo con tanto entusiasmo y con tanta fuerza hasta lograr que las fantasías se materialicen hasta transformarse en una pesadilla. Quiero contarles esta historia que sucedió en un pueblo de 50 mil habitantes, no lo voy a nombrar…simplemente porque no quiero.
Era verano y el calor del norte sofocaba a los habitantes de… Un pueblo pequeño habitado por personas de clase media. El paisaje áspero y desértico absorbía espejismos en la lejanía con el aire enviciado y atmósfera difusa. Solo el sonido de aves de rapiña interrumpía el silencio intenso en ese paraíso dantesco.
Desde hace unos años en el cielo nocturno, casi sin contraminar por las luces, pequeños destellos aparecen por fracciones de segundos, al principio los pobladores no les daban importancia, pensaban que podrían ser satélites que orbitan el cielo o aviones.
Esa noche había refrescado un poco Agustín y Valentina, una pareja de novios jóvenes, luego de pedirle él el auto prestado a su padre, se dirigieron hasta un lugar un tanto alejado de la ciudad, en un descampado, cerca del río, un lugar hermoso. La luna y las estrellas brillaban esplendorosas, magnificada por la oscuridad ilimitada que otorgaba la lejanía de la ciudad.
El auto era descapotable, él reclino el asiento para atrás y ella hizo lo mismo.
-Que hermoso es el cielo, las estrellas son como tus ojos Valentina y la luna…
-Agustín, no seas tan cursi, más vale decime algo elaborado.
-Y bue, es lo que hay. Dame un beso.
-Esperá, viste esa luz en el cielo.
-Si, esa luz es la luna y lo otro las estrellas.
-No seas tarado, es como que aparece y desaparece.
-Debe ser un avión.
-Soltame, quedate quieto y mira el cielo un rato vas a ver que es verdad.
-Y no veo nada…¡Mierda, qué fue eso!
-Viste que no estoy loca. Ahí está otra vez, y otra.
La luz se quedó por unos instantes suspendida, luego, un especie de portal brilloso se irguió frente a ellos junto a un sonido ensordecedor hasta hacerlos explotar a los dos abstrayéndole a ambos la esencia del ser, era como un vapor que flotaba en el aire.
Después de unos días hallaron el coche, pero ni rastros de los chicos, todo había desaparecido. La policía y todo el pueblo buscaron intensamente a los jóvenes, fue en vano…
Durante meses recorrieron los lugares que frecuentaban, bares, otros pueblos, amigos y todos los métodos posibles para dar con ellos, pero fracasaron, luego de un año la búsqueda se redujo a menos de la mitad. Era posible que estén muertos algunos pensaban, otros que se habían fugado para vivir una historia de amor, pero rápidamente se descartaron esos rumores ya que no tenían problemas con sus padres y eran buenos estudiantes.
18:53 hs. Raúl Ruiz cavaba un hueco en el suelo para enterrar un poste que sería utilizado para extender el tendido eléctrico, al hacerlo nota, después de cavar unos centímetros, que la pala se topa contra algo extraño, era como una caja de madera hueca, rápidamente retira la tierra que lo cubría, observando que era una caja color negra mate muy extravagante, se fija alrededor para tratar de abrirla, pensando que quizás pueda haber algo interesante allí, logra abrirlo y al ver lo que ahí adentro había, quedó estupefacto…eran los chicos desaparecidos, estaban intacto, es más, los jóvenes abren los ojos los dos a la vez y aspiran profundamente aire y exhalan una bocanada que les devuelve el oxigeno, parándose de inmediato, profiriendo en un principio palabras incomprensibles para después hablar normalmente.
-¿Qué pasó? -Gritó la chica.
-Tengo sed –Profirió el joven.
En poco menos de 20 minutos todo el pueblo se llegó hasta allí, sin poder creer lo que estaban presenciado, sus padres los abrazaban incesantemente y lloraban de la emoción.
¿Qué les pasó en el tiempo que desaparecieron, eran ellos en verdad? Eso lo sabrán en el siguiente capítulo.

CONTACTO DEL 4TO. TIPO
2
Fueron examinados por los médicos del pueblo, luego, para más seguridad viajaron hacia la Gran ciudad para que otros médicos emitan opinión y para que también, científicos analicen las circunstancias que conllevó a esta situación tan confusa…no encontraron nada, ningún problema físico ni mental y su estado de salud era perfecto.
Ellos no recordaban nada de lo sucedido, lo último en su mente era estar recostado en la butaca de su automóvil mirando las estrellas, nada más. En fin todo volvió a la normalidad, el “pueblo”, después de un tiempo olvidó el trascendente hecho y se dedicaron a vivir…
Valentina se sentía mal, con nauseas y mareos, le pidió a su novio que la lleve al médico local, al que todo el barrio acude por ser el más confiable y por tener muchos años atendiendo a los vecinos.
Los atendió la secretaria, una señora mayor, muy mayor 70 años, pero eso no impedía que llevara a cabo su trabajo correctamente, eso si, era muy fea, toda su vida fue así. El escritorio de madera llevaba allí 40 años, sobre él los papeles desparramados denotaban una ausencia de tecnología, cada paciente poseía una ficha y lo más cercano a la modernización era una calculadora.
-Tienen 5 pacientes antes que ustedes, tomen asiento que el doctor los va a llamar –Marta, así se llamaba la secretaria, amablemente les dijo.
Silencio en el consultorio, un reloj de pie antiguo Moret interrumpía con su péndulo cada segundo esa quietud, la joven se adormecía, hasta que el reloj marcó la hora produciendo su clásico sonido, Valentina abre los ojos y enfrente tenía a la secretaria.
-Es tu turno querida, el doctor te espera.
Ambos entraron.
-Hola Valentina, como están tus padres.
-Bien, ya se normalizaron.
-Decime que te pasa.
-Ando como vómitos y mareos.
-Te hiciste un test.
-No doctor…eh, lo que pasa que no necesito un test porque con mi novio hicimos un pacto de no tener relaciones hasta que nos casemos, ¿entiende?
-A ver, dejame escuchar tu panza.
El médico acerco el estetoscopio al estomago de la joven, luego lo llevó al corazón, quedando la cabeza del medico cerca de la cara de Valentina, ella saco una de las puntas del aparato, de la oreja del galeno y se acercó más, hasta que su boca quedó en el oído del hombre.
-Debe creer en mi doctor, yo soy la esperanza haz que otros crean–Le murmuró, insuflándole de la boca como un vapor que rápidamente entró en la cabeza del doctor.
Los ojos del hombre se volvieron grises oscuro, luego gris claro, hasta quedar completamente blancos sin pupilas, el viejo empezó a temblar y se detuvo, levantó la cabeza, los miró a los dos en silencio. Al salir del lugar ambos miraron al doctor para dilucidar que sus ojos se normalicen y no delatar lo sucedido…
-Gracias chicos por venir, saluden a sus padres de mi parte. Nos vemos en unos días.
Las luces en el cielo habían desaparecido el día que los jóvenes retornaron, igualmente los pobladores siempre se resistieron a creer que se tratara de algo inexplicable y que no perteneciera a nuestro planeta…hasta ese día.
Unas 40 personas, paradas en la avenida principal, todas mirando al cielo e inmóviles alteraron la tranquilidad innata de esa ciudad del norte. La gente se agolpaba para observar ese espectáculo extraño, algunos conjeturaban que podría tratarse de una protesta, pero no, cuando estas personas dejaron de mirar el cielo, los expectantes pobladores descubrieron que esas personas tenían sus ojos insolubles, perdidos en una blancura increíble.
-Deben creer –Gritó el que estaba delante de todo.
Pareciera que las personas son sustituidas o quizás se trate de otra cosa, algo que se develará en los 2 capítulos restantes, sean pacientes tal vez yo sea uno de ellos. CREAN.

CONTACTO DEL 4TO. TIPO
3
Uno a uno se iban transmitiendo esa esencia que los poseía, la ciudad de a poco se transmutaba, se volvía una ciudad espejo, una ciudad desconocida. Nadie en otra parte del país o del mundo se había enterado lo que pasaba allí.
Las luces volvieron a aparecer, esta vez más intensas y se extendían hasta el suelo en forma de un haz de luz, eran miles, en ellas bajaban seres de características muy similares a las nuestras; narices mas pequeñas, orejas pegadas a la cabeza, sin pelos, flacos y el resto del cuerpo iguales a los nuestros.
Cada uno de los habitantes fueron saliendo de sus casas, ya estaban todos cambiados, ya no eran ellos. Entonces los seres se acercaron a las personas y poniendo una mano sobre los hombros de ellos y la otra mano un pequeño aparato color celeste con una luz roja sobre la cabeza, que al encender esos aparatos les absorbía la esencia que llevaban dentro era como si los exorcizara. No podían escapar porque los seres producían sonidos hipnóticos que les impedía huir.
Valentina y Agustín aparecen de la nada, los seres no habían podido retenerlos para llevar a cabo la extracción.
-Esta vez no podrán destruirnos, esta vez hemos tomado dos cuerpos por completo, sus mentes, su sangre ahora somos parte física de la humanidad. Nuestro propósito es reemplazar a los humanos ya que ellos mismos se están aniquilando y nosotros queremos habitarla pues nuestro planeta ha suido destruido por un artilugio de este planeta llamado voyaguer que al entrar en contacto con nuestro cielo generó un desequilibrio atmosférico que nos exterminó, pero nuestra esencia sobrevive y puede ocupar otros cuerpos. Se de donde vienen ustedes y se que esto pasa siempre, se repite pero ahora somos más fuertes –Mientras sus ojos se tornaron completamente blancos, Valentina decía ese mensaje.
Pero quienes eran esos seres bajados de un rayo desde el cielo…lo sabrán en el último capítulo “REVELACIÓN”.

CONTACTO DEL 4TO. TIPO
4 Revelación
Las personas volvieron a ser seres humanos, aun seguían inmóviles, conscientes pero inmóviles a excepción de Valentina y Agustín que se resistían, ambos extendieron sus brazos dirigiéndolas a los seres hasta hacerlos retorcer y morir. Los extraños no portaban armas y la única forma de defenderse era con sus manos, pero ninguno podía llegar hasta los chicos transformados, era una batalla que no podían ganar, algunos de los pobladores empezaron a moverse y a esconderse, entonces apareció Raúl Ruiz, el hombre que los rescató de su entierro y con una escopeta de doble caño les voló la cabezas a los dos y dijo.
-Ya que son humanos, mueran como tal.
Al morir sus cuerpos se evaporaron en el aire alejándose de la tierra y disolviéndose en el cielo.
-Hola me llamo Raúl Ruiz, ¿Quines son ustedes?
La mayoría de las personas salieron de sus escondites para curiosear y revelar el misterio. Una nueva luz del cielo emergió hasta la tierra, esta vez el ser era un viejo igual a nosotros y dijo.
Soy Raúl Ruiz, esto seres son nuestro futuro que constantemente nos salvan pues el pasado se repite, si se llega a realizar la suplantación que esos alienígenas tanto anhelan nuestra raza desaparecerá.
-Pero…como es posible usted soy yo.
-Si, lo se pronto entenderás todo.
Uno de los seres toma del brazo a Raúl y le inyecta una sustancia.
-Bien, es hora de que lo sepas. Ahora eres inmortal, sobrevivirás eternamente, con el único propósito de comunicarte en el futuro con ellos, con ustedes, es que las personas del futuro no comprenden a las personas del pasado y es imposible comunicarse.
-Entonces hay futuro, no es como dice todo el mundo que el planeta va a ser destruido por nosotros mismos –Preguntó alguien por ahí.
-Fue destruido muchas veces, en su pasado y en el futuro, pero siempre, de alguna manera es regenerado. Vos sos el elegido y cargaras con una cruz sobre tu espalda, no podrás morir, lo digo porque estoy cansado, esto lo hago por la humanidad, por su continuidad. Ahora olvidaran todo a excepción de vos.
-Pero quiero saber más –Insistió el Raúl actual.
-Pronto dirás; no quiero saber tanto.
La gente caminaba por la ciudad disfrutando de un hermoso domingo, mucho calor pero felices, sin tener conocimiento de nada de lo que había pasado. Pero algo se gestaba, algo no había sido destruido. ¿Raúl será el encargado de hacerlo…?
El niño que llevaba Valentina ya había nacido y estaba oculto en un cerro de esa ciudad del norte, no lloraba, no necesitaba alimento y crecía apresuradamente…
Para saberlo habrá que esperar el furo lejano pero tan presente que depende de nosotros la subsistencia. Quizás los alienígenas están entre nosotros o nosotros somos los alienígenas y los verdaderos habitantes del mundo se hayan extinguidos o emigrado vayan a saber donde, y si es así cuidémoslo a ver si vienen a reclamarlo y se lo entregamos hecho mierda.

EL FIN
Maxymo

No hay comentarios: